domingo, 18 de março de 2007

DIALOGOS DE LA MONTERÍA


Dialogos de la Montería

El más noble método y el mejor deporte que existe es (las perdices) matarlas con perros de punta (perros de muestra), lo cual se hace del siguiente modo: es necesario encontrar la perdiz mediante las facultades del perro y éste no puede encontrarla tan bien mediante la vista o el oído como por el olfato; lo primero que debe hacer el cazador, al llegar al terreno, es constatar la dirección del viento, ponerse de cara a él y buscar de este modo las aves metódicamente en los lugares dónde es factible que se encuentren. Llegado al primer cuartel (campo a cazar), el cazador elegirá el punto más elevado y partirá de allí soltando a su perro y obligándole a mantener su búsqueda cruzada frente al viento; (...)

Después de haber batido este campo se pasa al siguiente, situándose siempre en el punto más elevado, de forma que se puedan ver mejor los vuelos de las perdices, es decir, los puntos donde éstas se echan a tierra. Siempre que el cazador se encuentre próximo a la caza, dirigirá a su perro con el silbato más que con la voz, evitando así el ruido, que tanto molesta a las perdices.

Cuando el perro las encuentra comiendo (es decir antes de que se levanten), tan pronto como las encuentre y quede en muestra, el cazador debe avanzar rápidamente para ejecutar la maniobra de aproximación: comienza por describir una curva bastante grande, que se estrecha gradualmente hasta que alcanza la vuelta o punta del perro, creo que el cazador debe situarse de cara al lugar hacia el que indica la cabeza del perro en la muestra, porque generalmente ahí está la caza; de este modo, el cazador adormecerá a la caza de tal suerte que podrá tirarla, si es necesario, en todo momento; continuando así el cazador disminuirá constantemente su movimiento envolvente y, acechando sin descanso el lugar hacia el que indica la cabeza del perro, se mantendrá preparado para tirar a la caza que ciertamente se agazapa allí. Y siempre, cuando el cazador gira alrededor de las perdices que comen, menos probabilidades tendrá de tropezar por azar, con un pájaro que se separa del resto; y si este pájaro levanta el vuelo, normalmente los demás harán lo mismo. Por tanto, para no arriesgarse a tamaña desgracia, es necesario que el cazador divise los pájaros justo a tiro del lugar donde él se encuentra, enfrente del perro, porque si va más lejos probablemente hará volar al bando. Finalmente el cazador debe, siempre que sea posible, tirar antes de haber completado el círculo entero, porque las aves que comen aguantan mal
"

[Citação de William Arkwright dos 'Dialogos de la Montería' [manuscrito anónimo, sec. XVI], de Luis Barahona de Soto]

4 comentários:

américo disse...

o livro de Diogo Soto está disponível na www

américo disse...

Luis Barahona de Soto, "Diálogos de Montaria", ed. Francisco R. Uhagón, SBE, 1890

http://junta de Andalucia.es/cultura/bibliotecavirtualandalucia/catalogo/ficha.busqueda.cmd

américo disse...

digo:
http://www.juntadeandalucia.es/cultura/bibliotecavirtualandalucia/consulta/busqueda.cdm

Diálogos de la Montería, ed Francisco R. Uhagón, SBE, 1890

Pode ler ou fazer download

américo disse...

[Barahona de Soto], "Diálogos de la Montería"
está no internet.archive

Internet Archive: Free Download: Diálogos de la Montería

"Diálogos de la Montería: Manuscrito inédito de la Real Academia de la historia... (1890). Edição de Francisco Rafael de Uhagon y Guardamino...

Esta edição está também em:
http://www.juntadeandalucia.es/cultura/bibliotecavirtualandalucia/consulta/busqueda.cdm
________________________#

Há outra obra muito importante, com o mesmo título:
"Diálogos de la Montería"
Manuscrito inédito do Palácio de Oriente.
Los publica por primera vez con introducción, notas y apéndicas El Duque de Almazán y les precede una advertencia preliminar de Fr. Julián Zarco Cuevas.